El “Mara” y un nuevo comienzo