Werder Bremen se salvó del descenso y Claudio Pizarro celebró cargado por sus compañeros tras su retiro del fútbol