Rivoira estaba peleando en el último tiempo con una enfermedad