El nigeriano Osimhe festejó por duplicado