“Fue una temporada positiva”

El base sanfrancisqueño Agustín Lozano analizó su paso por Tomás de Rocamora de Concepción del Uruguay, que finalizo 13º en la Conferencia Sur de la Liga Argentina de Básquetbol, y logró conservar la categoría.

Después de no haber sido tenido en cuenta en San Isidro por el técnico Julián Pagura de cara a la temporada 2017/2018 de la Liga Argentina de Básquetbol, Agustín Lozano tuvo que buscar un nuevo rumbo y eligió jugar en Tomás de Rocamora. En el conjunto de Concepción del Uruguay, el base oriundo de nuestra ciudad vivió una experiencia "positiva" ya que tuvo muchos minutos en cancha y fue titular en la mayoría de los partidos.

"Mi primera sensación es que fue una temporada positiva para mí, más allá de que colectivamente no conseguimos los resultados que esperaba ya que pensé que íbamos a estar un poco más arriba en la tabla. Pero bueno, por como se dieron las cosas con el correr de la competencia, habernos salvado del puesto 14, que iba a hacernos jugar por la permanencia, me dejó conforme ya que logramos conservar la categoría", manifestó Lozano en el comienzo de la charla con LA VOZ DE SAN JUSTO.

"Dos partidos antes de que finalice la fase regular tuvimos, como locales, una 'final' contra Ciclista, teníamos que ganar por más de dos puntos para evitar el último puesto, finalmente ganamos por catorce puntos y logramos el objetivo", detalló el armador sanfrancisqueño que en Rocamora promedió 27 minutos, 7 puntos, 3.1 asistencias y 2.9 rebotes por encuentro.

Sobre los inconvenientes que tuvo Rocamora a lo largo del torneo, explicó que "el equipo terminó la liga diezmado porque hubo muchos cambios, desde que arrancó la temporada hasta que terminamos solamente mantuvimos tres o cuatro fichas, por diferentes cuestiones hubo que cambiar varios jugadores. Pero no son excusas, soy consciente de como equipo no tuvimos un temporada buena, pero fue importante no terminar últimos".

Al hacer alusión sobre su rol dentro del equipo entrerriano, sostuvo que "cuando me fui de San Isidro mi idea era jugar, tener muchos minutos, cerrar los partidos y tomar decisiones. A todo eso lo pude hacer en Rocamora y son cosas que me permitieron crecer y madurar como jugador".

"Individualmente esta experiencia en Concepción del Uruguay me sirvió mucho, no solamente en el plano basquetbolístico, sino también fuera de la cancha ya que si perdíamos un partido por ejemplo, volvía al departamento y estaba solo. El hecho de haberme ido de mi casa y estar lejos de mi familia me ayudó a crecer. Por eso, en general, estoy muy conforme con todo lo que viví en Rocamora", subrayó el armador de 24 años.

Acerca de la llegada del base Franco Baralle (ex-Atenas de Córdoba) a su equipo en el mes de enero, Lozano analizó que "en algunos partidos puede ser que me haya sacado minutos, pero también jugamos mucho tiempo juntos debido a las lesiones que sufrieron algunos compañeros. Franco es un muy buen jugador, con un gran potencial y mucho talento, haber compartido el día a día con él fue algo muy bueno y me sirvió mucho".

Por último, el base que hizo el minibasquet en El Tala, se refirió a su futuro y sostuvo que "mi pase pertenece a San Isidro, fue la primera vez que me fui a préstamo y mi deseo para la temporada que viene es tratar de seguir jugando el TNA (Liga Argentina) y ser protagonista. Mi objetivo es estar dentro de la cancha la mayor cantidad de minutos posibles y si tengo que jugar el Torneo Federal (tercera división) no tengo ningún problema. Si el jugador no tiene continuidad, no crece. Soy joven, tengo muchas cosas que aprender y considero que solo se aprende estando dentro de la cancha".

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Noticias mas Vistas