Misión cumplida

El sanfrancisqueño Franco Tesio la rompió en "Termas" y tras más de 11 horas de competencia se quedó con el Tercer puesto en la general y el Segundo en su categoría. Tras regresar, visitó feliz nuestra redacción.

"Yo los conozco. Los he visto muchas veces. Son raros. Algunos salen temprano a la mañana y se empeñan en ganarle al sol. Otros se insolan al mediodía, se cansan a la tarde o intentan que no los atropelle un camión por la noche. Están locos.

En verano corren, trotan, transpiran, se deshidratan y finalmente se cansan... sólo para disfrutar del descanso. En invierno se tapan, se abrigan, se quejan, se enfrían, se resfrían y dejan que la lluvia les moje la cara. Yo los he visto" dice en sus primeros párrafos el maravilloso poema de Marciano Durán "Esos locos que corren", un poema que representa, de la mejor manera, una síntesis de lo que es un atleta en todo su esplendor.

Dentro de "Esos locos que corren", al menos en nuestra ciudad, está Franco Tesio, el sanfrancisqueño que este pasado fin de semana, desafió las altas temperaturas de Santiago del Estero y plasmó su nombre en todos los portales deportivos, arribando tercero en la general, después de haber nadado 3800 metros, pedaleado 180 kilómetros y corrido 42 kilómetros más, en el impresionante y agotador Ironman de Termas de Río Hondo.

Antes de viajar, Tesio nos compartió sus objetivos, donde había resaltado que "llegar entre los 10 primeros es un premio", ayer al regresar y superar esas pretensiones, visitó LA VOZ DE SAN JUSTO y nos brindó detalles de la hazaña.

-Comenza hablando de los 44 grados que regaló Termas.... 

-La verdad es que fue muy duro, el calor pasó factura, hizo arriba de 44 grados, en las últimas vueltas de ciclismo me quemaba la cara con el asfalto, después en pedestrismo en la primera vuelta se me empezaron a apagar las luces, me quemaba la suela de la zapatilla, pensaba mucho en abandonar, pero veía que venía bien y no quería dejar pasar esta oportunidad, no se como hice, pero terminé, muy cansado.

-Fue una de las carreras más duras del año en el país...

-Uno se activa como a las cuatro de la mañana, hay que llevar la bicicleta al parque cerrado, preparar todo, a las siete largamos con todo en el agua, estaba recién saliendo el sol, hicimos el circuito dos veces, mantuve un buen ritmo y salí tercero del agua, estaba muy contento porque la natación no es mí fuerte.

-¿Salir del agua tercero te daba una buena perspectiva para lo que se vendría?

-Claro porque la natación no es mí fuerte, entonces podía ahora acelerar y ganar tiempo y mantener el ritmo en la bicicleta, estaba contento, las tres primeras vueltas fui primero, saqué diferencia, faltando 70 kilómetros aflojé, el calor estaba fuerte, controlé el ritmo, me pasaron, pero yo quería llegar al pedestrismo entero.

-¿Y como llegaste al trote?

 -Ya era un infierno y sin viento, faltaba el aire, mantuve el segundo puesto unos 15 kilómetros, pero tuve que parar a hidratarme, hubo muchos abandonos a mí lado, te soy sincero fue una de las carreras más duras que me ha tocado correr, la organización por suerte estuvo atento a cada detalle de todos los que corríamos.

 -¿Cómo se maneja la hidratación en este tipo de carreras?

-Me fui hidratando antes de la carrera, días antes de la competencia, después me lleve varios geles, incluso un amigo me fue abasteciendo, llega un momento en que el cuerpo no lo acepta más a todo lo dulce, pero bueno, hay que hacer el sacrificio, por suerte todo lo que decidí tomar me hizo bien y me fue ayudando a mantenerme con fuerzas.

-Superaste el objetivo que tenías antes de ir...

-La verdad que sí, cuando vi que llegue tercero estaba emocionado, fue un año duro con poco entrenamiento y competencia por haber sido padre, por eso el logro es importante para mí, mucha gente estuvo detrás de este desafío y sentía que tenía que terminarlo, estuve arriba de las 11 horas de competencia, fue muy duro, pero el resultado final es el mejor premio que me pudo haber pasado.

-¿Qué se viene en este cierre de año?

-Ahora solo pienso descansar, tengo que seguir entrenando, no quiero hacer más nada en este año, voy a prepararme para el año que viene, voy a trabajar mucho para dos o tres competencias grandes en 2019, esos son mis nuevos desafíos.

-La familia, feliz...

-Todos muy felices, mí señora Natasha, mí hijo Dante no pudieron ir, les dije que se quedaran por el calor que iba a hacer y entonces seguían la carrera desde acá, están felices de esto, después a "Facu" Acosta un amigo que me acompañó y me daba los geles y ayudó mucho, a Ferrero Automotores, a Placeres Terrenales, a "Bicimania" que me ayudó con un arreglo de la "bici", a toda la familia, a todos muchas gracias por haberme dado tantas fuerzas para lograr esto.