Tiempo de pileta

El entrenador Aníbal Gaviglio analizó lo realizado por el equipo de competición del Sport en el último año y aludió a la actual temporada de natación

El Sport Automóvil Club volvió revalidar sus pergaminos en la natación en el año que acaba de finalizar. Una buena costumbre que ya lleva más de dos décadas, un prestigio ganado por derecho propio en el contexto nacional de la disciplina.

Podios, medallas, marcas que ilusionan, un cúmulo de logros conseguidos por un equipo de competición acotado en su personal pero rico en calidad que no se da tregua en el entrenamiento.

Es que ya se avecina una nueva temporada y las nadadoras ya van ultimando detalles en su preparación. Por eso la postal se repitió, ellas yendo y viniendo por sus andariveles bajo la supervisión del profesor Aníbal Gaviglio, atento a su reloj cronometrando los tiempos de sus pupilas.

Precisamente el veterano formador de nadadores en diálogo con LA VOZ DE SAN JUSTO analizó el reciente calendario deportivo con su acostumbrada aguda visión.

 

-¿Qué análisis hacés del año 2017?

-Con respecto a lo que se venía observando en el 2016 en la actuación deportiva del equipo de promocionales y federados, el 2017 siguió en una línea ascendente ya que en las participaciones más encumbradas a nivel nacional y representando al seleccionado cordobés en distintos torneos internos a nivel país e internacionales, podemos decir que las chicas cumplieron más que sobradamente.

Las que participaron en nacionales fueron tres en la categoría menor, dos de cadetes y dos de juveniles. Entre las siete nadadoras consiguieron 14 podios en los dos nacionales que hubo en el año sin tener en cuenta la participación muy meritoria de las menores Agustina Gay, Lucía Ricco y Lucía Gaviglio representando a Córdoba en los Juegos Evita donde fueron campeonas nacionales por equipo además de una excelente actuación de las tres obteniendo ocho podios sin contar los relevos donde también salieron primeras.

No es poca cosa hacer tantos podios con un equipo reducido porque no hay que olvidarse que no van todas juntas a un nacional sino que estos son por categorías y siempre participamos con no más de dos o tres nadadoras.

No somos muchos pero la calidad que tenemos es muy interesante si lo comparamos con otros equipos que son más numerosos pero que no hacen ni la mitad de los podios que podemos hacer.

 

 -¿Las chicas tuvieron el crecimiento que esperabas?

-Creo que las chicas dieron todo lo que son capaces de dar. Hemos tratado de reunir las posibilidades individuales que tienen cada una de ellas, el talento, y también coordinarlo con sus obligaciones porque todas son estudiantes, ninguna adeuda materia, todas tiene un promedio de 8,50 lo cual para nosotros es motivo de alegría y orgullo.

Creo que hicimos lo que podíamos hacer. Para más tendríamos que reprogramar sus tiempos libres y ahí se complica porque detrás de cada una de ellas está la familia que es el motor principal para que ellas puedan hacer lo que hacen.

Sin la familia, codo a codo con los chicos no se puede hacer nada y tampoco harían ni la mitad de lo que hicieron. Esa es la condición número uno, si vemos que los padres están interiorizados en esto nosotros seguimos adelante y le proponemos nuevos desafíos, pero si los padres van a media máquina o tienen esto a medias tintas el proyecto zozobra inmediatamente.

El socio número uno que tienen los chicos son los padres, no es el club, no es la Federación, son los padres.

 

-¿Agustina Gay fue la grata sorpresa?

-Agustina fue muy talentosa desde chica, su hermano era igual aunque luego se decidió por el tema del básquet, pero seguramente hubiese sido un gran nadador.

Volviendo a Agustina es muy veloz y reúne también todas las condiciones, es muy inteligente lo que demuestra también en su trayecto escolar. Bueno, tiene la familia que está muy compenetrada en esto y la apoya psicológica y económicamente.

Tenemos muchísimas expectativas con Agustina y lo meritorio es que está en una categoría donde hay excelentes nadadoras. El país se puede quedar tranquilo porque se vienen camadas muy poderosas y tal vez una de ellas sea la de Agustina Gay, Lucía Gaviglio y Lucía Rico.

 

-¿Quedaste satisfecho porque se cumplieron los objetivos trazados?

-Creo que sí. Siempre soy un eterno insatisfecho de toda mi labor tanto como entrenador y como docente. Creo que tenemos que tener todavía un equipo más numeroso no digo de mejor calidad porque eso está.

Tenemos que tener más chicos, nos esta siendo esquiva la presencia de los varones solo tenemos a Santiago Klein dentro del equipo pero tendríamos que tener más varones lo cual nos posibilitaría otro tipo de relación y otro grado de maduración dentro del equipo.

Las mujeres son muy metódicas, esforzadas a la hora de entrenar, muy dedicadas, pero también son conflictivas en cuanto a la forma de desenvolverse entre ellas.

 

-En este 2018 ya vuelven a la acción...

-Arrancamos con el Campeonato de la República del 3 al 6 de enero en el Cenard, en Buenos Aires, donde participarán como juveniles Martina Klein (100m. y 200m., mariposa, 400m. y 800m. libre) y Guadalupe Salavagione (50m., 100m. y 200m. pecho), ambas son categorías 2002.

A fines de enero se hace el Nacional de Infantiles y Menores en Cipolletti, Río Negro y allí Agustina Gay será la única que participará ya que las otras dos chicas que están en condiciones de hacerlo resignaron la participación porque van atener una etapa de vacaciones.

Agustina intervendrá en 50m., 100m., 200m. y 400m. libre; 50m. y 100m. espalda.

Aparte se programaron los torneos zonales que están destinados los chicos de nivel escuela y promocionales. Nuestra zona está conformada por los clubes de las localidades de La Francia, El Tío, Arroyito, La Para, La Puerta, Balnearia y Las Varillas.

Serán cuatro torneos con el propósito de clasificar al Provincial que se realizará a fines de febrero en Córdoba.

 

 

-¿Habrá nuevos objetivos a cumplir?

-La premisa es tratar de consolidar una muy buena escuela de natación y también un buen equipo precompetitivo. Brindar un servicio educativo de excelencia y sino estar lo más cerca posible para que los chicos aprendan a nadar correctamente y paralelamente estar atento a la presencia de algún talento para ofrecerle la posibilidad de incorporarse al equipo precompetitivo que tiene a su cargo Luciana Olivero y ahí empezar este largo proceso que no son menos de nueve años.

El objetivo es estar siempre representando a nuestra ciudad en la natación argentina. Desde principios de los años 90, el Sport ha estado en prácticamente todos los nacionales de distintas categorías y con la característica de que sus representantes nadan estilísticamente bien, son nadadores bien formados, están bien educados técnicamente.

En ese sentido hemos contribuido a la formación deportiva de excelentes nadadores, uno representante olímpico como lo fue Andrés González.

No queremos dormirnos en los laureles y decir que todo está hecho, hay mucho más por delante y lo que tiene bueno nuestro club es que con poco hicimos muchísimo, después como siempre hay cosas por corregir.