Hablar cuesta caro

La marca que lo patrocinaba lo dejó sin contrato por decir que se aburría jugando.

15.000 dólares de sanción por parte de la Federación Internacional de Tenis es la contestación que el organismo rector del tenis mundial ha tenido a bien imponer a las declaraciones del tenista australiano Bernard Tomic realizadas en Wimbledon al término de su partido frente al alemán Mischa Zverev.

Head rompe su patrocinio

Sin embargo, esa sanción no es probablemente la consecuencia más importante que el tenista ha visto llegar como respuesta a sus polémicas declaraciones en las que afirmaba que el tenis le aburría y que tan sólo jugaba a este deporte por dinero.

El más importante de sus patrocinadores personales, la firma de ropa deportiva y raquetas Head, ha reaccionado de manera inmediata y ha decidido poner tierra de por medio con respecto al tenista, con el que ha roto de manera unilateral el contrato que les unía a ambas partes.

"Estamos muy decepcionados por las declaraciones de Bernard Tomic. Sus opiniones no reflejan nuestro entendimiento de un deporte como el tenis, nuestra pasión, nuestro profesionalismo y nuestro respeto por el juego, por lo que hemos decidido poner fin a la relación que nos unía con él", ha señalado en un comunicado oficial la marca.

 

Sorprendentes declaraciones

Tomic, que en la actualidad ocupa el número 52 del ranking ATP, manifestó sentirse aburrido durante su partido de primera ronda frente al alemán Mischa Zverev, que acabó finalmente derrotando al australiano.

"No he respetado este deporte demasiado. Sé que voy a jugar durante otros diez años más y cuando me retire no tendré que trabajar de nuevo nunca más. Todos en este deporte jugamos por dinero", sentenció el tenista, que reconoció que había avisado durante varios momentos del encuentro al médico para recibir asistencia médica y así romper el ritmo de su rival.

Noticias mas Vistas